domingo, 28 de diciembre de 2008

prosigue el genocidio de Israel sobre Palestina

Horrorosa, la reacción de Israel al goteo de cohetes "pirotécnicos" Qassam sobre "su" territorio.
El mundo está sobrecogido por los actos criminales del ejército israelí sobre miles de inocentes que no gozan ni del derecho a vivir.
Yo sólo pediría a los pueblos del mundo que piensen qué harían ellos, cada uno como individuo, si les despojasen de sus tierras y de sus casas, si les empujasen a vivir en el extranjero en tiendas de campaña y sin apenas servicios. ¿Qué sentiríais, recluídos en lugares insalubres en los que no hay trabajo, viviendo de la caridad internacional (frecuentemente administrada por el invasor, que la utiliza para presionar y evitar cualquier tipo de rebelión)?
Los palestinos tienen una paciencia infinita. No deberíamos tener miedo al terrorismo islamista, sino a las masacres que estamos permitiendo al apoyar a los partidos que votamos, que no tienen los cojones necesarios para decir la verdad allí donde se les pueda escuchar. Esa es la manera de vencer, y no reprimiendo más. Hamás tiene el derecho a defender a Palestina, y nosotros -el mundo entero, pero especialmente los occidentales- el deber de apoyarlos.

publicado desde móvil (sin enlaces; el aclamado dispositivo blackberry no los permite)

sábado, 27 de diciembre de 2008

Navidades


Estamos en plenas navidades. Ya hemos pasado los días que definen la parte religiosa de estas fiestas, se acerca el día hedonista del carpe diem y con el pi pirirí pi pi de la bota empinar parabá pa pa. Luego, llegará el día del consumismo idiota.
Yo no vivo la parte religiosa porque soy ateo, pero cada vez me gusta más la proximidad con la familia, ver a mi hermano, a mis padres e incluso a mis primos. Odio profundamente la parte hedonista, porque no la disfruto: ya no bebo ni me drogo, ni me gusta salir por las calles a locales nocturnos llenos de humo y del vapor de los cuerpos sudorosos vasodilatados por el alcohol. Odio estar en sitios donde la gente te empuja, donde no se puede respirar, huele mal, no hay manera de hablar ni escuchar y donde para mear hay que vadear un mar de pis después de despegar los pies de una trampa de coca cola pegajosa. Y odio la música ratonera comercialota que ponen en todos lados (quizá os sorprenda, pero a mí la música que me gusta es el ska y el punk más desbocado). Odio también la obligación de pasárselo bien del día de Fin de Año; es una presión tal que suele terminar defraudando.
Pero lo que más me agota es el día del consumismo (aquí, en España, los regalos se hacen tradicionalmente el día 6, que es el día de Reyes, aunque cada vez más gente regala el 25). Compramos por comprar; hay que gastarse un presupuesto determinado y es lo mismo que haga falta o no: hay que comprar por ese valor. Este año, cuando me preguntaron qué quería, me di cuenta de que no quería nada. Tengo todo lo que necesito y quiero. Me permito muchos caprichos, que están ahí y me entretienen, pero que tampoco valoro tantísimo. ¿Por qué tengo que inventarme una lista de cosas para que me regalen?
Yo lo que quiero no se vende en las tiendas: quiero 20 años menos en mi cuerpo. Quiero querer más a mi familia. Quiero levantarme todos los días ilusionado por lo que me va a pasar. Quiero ser feliz. Y eso no lo hay en El Corte Inglés (lugar que odio particularmente); no os dejéis engañar.

viernes, 26 de diciembre de 2008

caixa del Penedés roba a un inmigrante


Me importa un huevo que técnicamente no sea robar, porque tengan aprobadas las tarifas de gastos y porque el cliente haya firmado esas condiciones al abrir la cuenta. Al inmigrante de Bangladesh que le tocó el primer premio de la lotería de Navidad aquí en España le han robado casi un tercio de lo que había ingresado en su cuenta, en concepto de gastos. No creo que lo hubieran hecho si se hubiese quejado. De hecho, a todos nos han condonado gastos en el banco cuando hemos protestado; es algo que utilizan para tenernos contentos ("en lugar de robarte 40 te robo 20" "oh gracias señor, continúe robándome por favor"). Está claro que a este hombre le cobraron la tarifa íntegra, y llevarse 23€ de un total de 70 ingresados es un latrocinio sin paliativos.
Pero es que no es sólo la Caixa del Penedés. Son también la Caixa Galicia (gastos sin cuento y casi cero de retribución en intereses, además del maltrato sistemático al cliente) y Caixanova (comisiones hasta por sonreír, aunque buen trato al cliente; si te quejas te lo perdonan casi todo). Es también el BBVA (comisiones por ¡ingresar dinero!, además de por respirar, comer, defecar, existir, ser, estar, crecer, reproducirse, morir y otros conceptos similares; si te quejas te perdonan un poquito nada más, y de mala gana), Bankinter (muy pocos gastos comparando con otros, pero si te quejas te los perdonan, lo que significa para mí un intento de estafa), BSCH (sus terjetas de débito te dan dinero a crédito sin avisar, con lo que los números rojos se transforman en agujero negro que puede absorber todas tus propiedades presentes y futuras sin que te enteres). Y eso de los que yo conozco. Son unos sinvergüenzas y unos estafadores. Porque si te quejas te perdonan la sustracción, pero si no protestas te hacen un siete en la cuenta que como esperes lo suficiente acaba tragándose tu casa, tu coche y tu sueldo de por vida (no exagero; los gastos una vez que alcanzas los números rojos crecen exponencialmente, y ríete tú de lo de los granos y el tablero de ajedrez).
Pero este caso es especialmente grave porque es una persona con dificultades especiales culturales, sociales y económicas. Es tan vil y ruín como que a los poderosos les chupan el ojete mientras que a los más débiles y menesterosos los despluman cruelmente, sin piedad.
No hay palabras suficientemente insultantes para describirlos. Lo dejo aquí.

jueves, 25 de diciembre de 2008

¿hay alguien ahí?

Increíble. De todos los blogs a los que estoy suscrito sólo uno de ellos ha publicado hoy una actualización. Es increíble, teniendo en cuenta que todos los días me lleva un buen rato leer todo lo que se me acumula en Google Reader. Me estoy sintiendo como Enjuto Mojamuto cuando se quedó sin conexión ("El peor día de mi vida").

bo nadal

martes, 23 de diciembre de 2008

Fernando Alonso, Viceroy y la chulería gañana

Acabo de ver un anuncio de relojes Viceroy en el que aparece el conductor de automóviles Fernando Alonso, personaje de natural chulesco, haciendo un maravilloso monólogo adecuado a su personalidad (petulante, engreído y fanfarrón). En el texto -pura prosa poética- del anuncio, aparece la frase "a los 17 (años) (…) me frustraba muchísimo no tener carnet. Por eso me descargaba conduciendo a 250 por hora". Ése es mi héroe. El perdonavidas de cuello tronco presumiendo de conducir sin carnet a una velocidad que supera el doble del máximo permitido. En el anuncio no se especifica si esta velocidad se alcanzaba en circuito especial, cerrado, o en la carretera Murcia-Alicante llena de domingueros. Se da a entender que lo hace porque va sobrado, porque es el mejor y porque no hay padre de familia con hijos que merezca sobrevivir a una carretera en la que manda el rey del volante, el enanito con el cuello más ancho que la cabeza.
Pido oficialmente que la producción entera de relojes Viceroy sea introducida por el ojete del guionista, del jefe o jefes de la empresa, y del propio Fernando Alonso. A partes iguales. Y que no vendan ninguno más, por supuesto.
Os enlazo el anuncio aquí, por si no os parece para tanto, para que me insultéis a gusto.

domingo, 21 de diciembre de 2008

papanatapple

Soy un usuario impenitente de productos Apple. Lo soy desde hace años, desde que conocí a mi mujer, que ya era usuaria, y me convenció. Odié Windows cuando salió porque era una mala copia del sistema de Apple, y fui cambiando de ordenador con los tiempos, siempre encantado con la manzanita.
Sin embargo hay muchas cosas que no me gustan de la marca. Muchas. Una de ellas, poco importante, es que le hayan quitado los colores a la manzana. Otras son más importantes, como que abandonasen el conector SCSI para pasarse al USB, que ahora estén dejando el Firewire (aunque esto ya no me cogió tan de sorpresa, precisamente por lo anterior), que sean tan idiotas con las aplicaciones para el iPhone/iPod Touch (no permiten que se instalen casi ninguna de las que verdaderamente serían interesantes para los usuarios porque les podrían -remotamente en muchos casos- hacer competencia a ellos o a los operadores de telefonía que distribuyen el producto). También recuerdo lo difícil que se me hizo (y se me hace aún, porque hay muchas cosas que no entiendo) el cambio del sistema 9 al MacOsX tan cacareado; yo sigo viendo el sistema 7 (el que más tiempo utilicé) como un sistema bonito y amigable, que jamás fallaba y que no se degradaba con el tiempo, y el X como una adaptación a los tiempos que me recuerda al peor Windows de Bill Gates.
Pero de todo lo que odio de Apple, lo que más nervioso me pone es la imagen de Steve Jobs, el cofundador de Apple que volvió para sacar a la marca del lodo y que la ha elevado a los más altos niveles de excelencia y admirabilidad. Es como el Big Brother, que aparece con su jersey negro, impecable pero informal, para desvelarnos el nuevo sueño que la gran manzana tiene para hacernos felices. Y el borregamen mundial flipa al unísono, con keynotes retransmitidas gratuitamente a través de millones de webs para que idiotas -como yo, que las sigo religiosamente- estemos informados al instante de que el nuevo iPod tiene una pantalla ligeramente redondeada o que la parte de atrás ya no es brillante sino mate.
En resumen, mi relación con Apple es de amor/odio, y queda bastante bien resumida, y contada con mucha gracia, en este vídeo hiperconocido de los Simpson, que tiene subtítulos en castellano

¿personas humanas?

Soy de la opinión de que no se puede escribir con propiedad en español la expresión personas humanas porque es una redundancia, ya que la condición de persona implica necesariamente la humanidad. No obstante, me gusta mucho usarla.
Dándole una vuelta más a esta expresión, se me ocurre que quizá no sea tan incorrecta, y podamos usarla en oposición a persona porcina, persona canina (depredadora), persona fúngica (poco habladora), persona bovina (no muy espabilada), etc.

sábado, 20 de diciembre de 2008

mondo difficile

novedades catastróficas y de las otras

El motivo de escribir esta anotación es porque me ha dejado de funcionar el feed del blog. Ahora publico cosas y no me aparecen en mi google reader (estoy suscrito por comprobar si funciona y cómo se ve, no porque me apetezca leerme a mí mismo; no soy tan ególatra). Para mí, feedburner es un mundo extraño; creo que me movería con más soltura por Klingon. Suponiendo que al cambiar de dominio me había cargado también el feed, fui a feedburner y me hice otro nuevo, y lo sustituí en la página principal del blog (con lo cual mandé a tomar viento a todos los suscriptores existentes). Pero lo asombroso es que ahora tampoco me funciona el nuevo. Así pues, estoy suscrito con google reader a dos feeds distintos de mi blog y ninguno me funciona. Fastuoso.
Otras novedades, no tan catastróficas, son el montón de anotaciones que me he traído de un blog antiguo, con el que empecé en el año 2007 (qué tiempos aquellos). Algunas cosas no estaban mal del todo, así que las voy a ir colocando a partir de ahora. Así puedo pasar de todo. Las anotaciones más coyunturales y/o anticuadas las he dejado con la fecha que tenían, y así nadie las lee pero quedan ahí. La cosa es hacer bulto.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Estas alubias están que te cagas

Esta foto la tomé anteayer en un supermercado, cuando estaba haciendo compra. No es una foto buena (tengo una blackberry, que es para ejecutivos y comerciales espartanos, no para idiotas con aspiraciones artísticas). Por si no lo leéis bien, pone que las alubias tienen "más del 100% de fibra". Rebosan fibra, vaya; se les sale por fuera. Y no sólo eso, sino que aún hay espacio para un "Alto contenido en proteínas". Sin embargo, como podemos ver más abajo, ya la sal no les cupo ("Sin sal").
Estaba por comprar alubias para hacerlas con unos amigos, que nos vamos los días 2, 3 y 4 al campo a una casa, y al final no sé qué haré. Tanta fibra hace de la digestión un trabajo inútil, y además mete al sistema digestivo en un error lógico que no sé qué consecuencias puede tener.
La marca El Hostal es líder en venta de legumbres aquí en España.

jueves, 18 de diciembre de 2008

sinónimos

El geógrafo los llama partes bajas, el médico gónadas, el cocinero huevos, y el cristiano testículos, pero tú y yo sabemos que se refieren a los… er… no recuerdo el nombre exacto.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Dead Set

Hace unos días, buscando series raritas para bajarme directamente en formato iPod me encontré con una cosa llamada Dead Set (http://en.wikipedia.org/wiki/Dead_Set_(TV_series)). Viene siendo una miniserie de 5 episodios elaborada en Reino Unido aprovechando el decorado original de Big Brother UK. La trama es que durante la emisión de Gran Hermano se produce una epidemia de zombies, resultando que el único reducto con gente viva termina siendo la casa de Gran Hermano. Y hasta ahí cuento.
No sólo se aprovecha la casa de BB, sino que también intervienen personajes del programa, la presentadora, Davina McCall (http://en.wikipedia.org/wiki/Davina_McCall), aparece "zombificada" y hay cameos de diversos participantes.
Yo he de reconocer (as guilty pleasure) que seguí las primeras ediciones de GH aquí, en España. La realización de la serie aquí sería una idea grande, especialmente teniendo en cuenta que como producto es muy barato, y combina la más elevada dosis de "frikismo" que una producto televisivo puede tener con la -posible- exhibición de talento. Es un conjunto que puede hacer de ésta una serie "de culto".

publicado desde móvil (sin enlaces; el aclamado dispositivo blackberry no los permite)

martes, 16 de diciembre de 2008

dale un zapatazo a Bush

Ya os habréis enterado de que un periodista energúmeno le tiró un zapato a la cabeza a George W. Bush en una rueda de prensa en Irak. Creo no está bien que un periodista (o una persona en general) haga tal cosa, pero he de reconocer que en el fondo me encantó verlo. Y diré más: me hubiera gustado darle personalmente el zapatazo. Si tú eres como yo, puedes probar tu puntería aquí.

experto en secuestros, secuestrado en México

Me manda un amigo este enlace en el que se da noticia del secuestro de un experto en negociación con secuestradores y otros delincuentes, en Coahuila, México. Precisamente acababa de dar una charla a empresarios para instruirles sobre cómo evitar o -si no se pudo evitar- cómo manejar un secuestro. Este señor, llamado Félix Batista, es de origen cubano y trabaja para una empresa estadounidense de seguridad especializada en gestionar crisis de este tipo. Por supuesto, lo primero que uno se encuentra por la red son comentarios de gente que se ríe del suceso. La mayor parte de lo que leí por ahí me recuerda a ese chiste del señor que va a consultar a una adivina, llama a la puerta y la adivina pregunta "¿quién es?", y entonces el hombre piensa "pues vaya mierda de adivina".
En principio, sabiendo lo que mi amigo opina sobre la prepotencia de los norteamericanos (él vive allí y por eso le cabrea más), supongo que lo que pretende es que siga la flecha y me descojone del "superagente" yanki que se las sabe todas, pillado por cuatro desesperados de piel oscura y cara de indio. Sin embargo, leyendo un poco más sobre quién es este señor me empieza a dar pena. Pena primero porque he escuchado a este señor y -llamadme estúpido si queréis- no es lo mismo leer un suceso que verle la cara a la víctima y escuchar lo que dice en un perfecto español nativo. Y también porque lo que ocurre en México con la ola de delincuencia es horrible. Allí no se puede vivir. Los criminales campan por sus respetos, con la complicidad de las fuerzas de seguridad (me importa un huevo no tener pruebas; esas cosas no pueden suceder sin la vista gorda de la policía). Ya ni siquiera los políticos de más alto nivel están a salvo (¿quién duda que el accidente sufrido por Juan Mouriño haya sido un atentado?). Y son muy violentos, crueles y peligrosos. Vaya, que no quisiera estar en la piel de Félix Batista… suponiendo que esté secuestrado.
Por ahora, las autoridades no hablan ni siquiera de secuestro, y aunque en principio se dijo que el experto podía pertenecer al FBI o a la CIA, ahora se están desmintiendo estas informaciones con la justificación de que pueden poner en peligro de muerte al desaparecido. Con todo, la importancia que se le está dando al caso es tan sobresaliente que todo parece indicar que Batista es algo más que un simple experto en seguridad de una empresa privada en una gira de conferencias.
Os inserto aquí una entrevista de Batista con Ana María Salazar, de hace unos meses, para que veáis de quién se habla.

lunes, 15 de diciembre de 2008

rajoy y coco, ¿la misma persona?





Estoy intentando alinear estas dos fotos desde hace media hora, y al fin lo conseguí. Y diréis, ¿para qué quieres que se vean juntas? Pues porque desde hace tiempo veo un parecido grande entre estos dos importantes seres de la historia universal, y para que conste a quien lea esto, pues pongo las dos fotos una junto a otra a ver si se distinguen.

sábado, 13 de diciembre de 2008

negar la invidencia

Para ilustrar esta anotación se me ocurre aquella historia del señor que fue multado en su BMW por conducir a 154 km/h, y que luego se comprobó que era ciego, o al menos así lo declararon los jueces (véase). En este caso, su compañía de seguros creyó posible negar la invidencia, dada la evidencia, pero quedaron al final a la luna de Valencia.
Y digo yo, divagando: que se jodan, que no les tengo ningún cariño a las compañías de seguros. Todavía arrastro un dolor en mi rodilla derecha por un accidente de moto a los veintitantos, en el que la Unión y el Fénix me puso un papel delante renunciando a posteriores reclamaciones; fui tan torpe que lo firmé. Aún recuerdo la cara de cerdo del cabrón que me convenció para firmarlo, amenazándome con que si no lo hacía no recibiría nada.

Trabajar como un negrero

He aquí una bonita expresión que le escuché sólo a una persona en mi vida. Se da la circunstancia de que esa persona era mi jefe, un ser repulsivo e intratable (no soy el único que cree que necesita tratamiento psiquiátrico).
Lo dijo en mi coche, conmigo al volante, y la frase fue así como "yo, que llevo toda la vida trabajando como un negrero...". Tuve que contener la risa, mantener la cara de póker y continuar conduciendo como si tal cosa; no nos matamos de milagro.
Es una frase digna de manquiña en Airbag.

viernes, 12 de diciembre de 2008

las 500 mejores canciones de todos los tiempos


He aquí el título que han escogido los de la revista Rolling Stone para hacer una listilla mierdosa de canciones. En la lista hay restricciones de lenguaje (excepto La Bamba, de Ritchie Valens, que está en español por una cuestión de exotismo, pero que se vendió y sonó en el mercado norteamericano), de tiempo (de la segunda parte del S. XX hasta ahora) y de género (música popular norteamericana, o que triunfó en norteamérica, y ni siquiera está representada toda). En lo que respecta al lenguaje, o al lugar donde triunfaron, me parece un auténtico sacrilegio por parte de los etnocéntricos norteamericanos lo de "mejores canciones", sin especificar límites; ¿acaso saben los que votaron si existen canciones chinas o sumatranas de mejor calidad que las mencionadas? Pues no; ni puta idea, porque los que votan son personajes del ámbito musical anglosajón (y de muy mal gusto, además). Es por esto que no son en absoluto las mejores canciones de todos los tiempos, sino que podríamos llamarlas algunas canciones relevantes de rock anglosajón (tomando rock con un sentido muy amplio, porque hay reggae, blues, rap y algunas cositas más), y aún así…
…aún así, no estoy de acuerdo para nada en la selección, ni aceptando la restricción de mejores canciones del rock anglosajón. Hay ahí un montón de canciones horrorosas, rematadamente malas, de grupos felizmente desconocidos y que no es conveniente sacar a la luz. Me considero una persona con una cierta cultura musical pop, especialmente en música del siglo XX entre los 40 y los 80, y es imposible que haya tantísimos grupos de los que ni siquiera he oído hablar; al menos deberían estar en alguna de las historias del Rock que he leído, y -por lo que escucho- si no están es con justicia.
Por lo que voy leyendo en los comentarios de la entrada en la revista Rolling Stone, hay muchas críticas sobre la selección. Sin embargo, en su mayoría no critican el título pretencioso, alegando por ejemplo que no está Cambalache, de Santos Discépolo, o alguna pequeña pieza religiosa de Vivaldi que cabría en el título y se caga en gran parte de las canciones ratoneras de la lista. No señor; esta gente se limita a quejarse porque las canciones elegidas de la Velvet no son a su juicio las mejores, o lo mismo acerca de Satisfaction, que ellos sustituirían por Sweet Virginia (yo también). Los que comentan también son norteamericanos, seguramente.
Pensando un poco más, veo que no hay nada de jazz, ni de Blues tradicional, ni está Frank Sinatra ni ninguna pieza de musical de Broadway, y sigo sin salirme del ámbito norteamericano de las sumamente incultas burras pardas que votaron.
Total, que es la típica mierda de Rolling Stone, que de ser una revista underground, vanguardista y contracultural se ha convertido hoy en un boletín publicitario de las discográficas, productoras de cine y cualquiera que tenga dinero para pagar el trato laudatorio de los yesmen que la editan. Y no olvidemos que esta revista publica la selección, pero que esto es una recopilación que se venderá en las tiendas ("Money (that's what I want)" -número 288).
Iba a enlazar las canciones en la página de la revista para que pudieseis escucharlas, pero el reproductor sólo está habilitado para residentes en Estados Unidos. No pueden ser más burras, los de RS. Pero no tiene importancia, porque las canciones están en Pirate Bay; de allí podéis bajarlas y escucharlas.
(¡Ah!, y ya sé que esto de las 500 canciones es del 2004, pero es que yo me enteré en el verano, y todavía terminé hace poco de digerir todas las que no conocía; muchas no fui capaz de escucharlas enteras).

jueves, 11 de diciembre de 2008

test maquiavélico

Doy 60 sobre 100 en el este test, que sirve para saber cuán maquiavélico eres.
No entiendo algunas, y en otras no sé qué contestar.
Supongo que considero inteligente ser maquiavélico, pero yo no quiero serlo por motivos morales; es por ello que identifico ética con poca inteligencia, y me zambullo de cabeza en la estupidez.

super size me


Ayer terminamos de ver el documental Super size Me. Siempre que vemos algo de más de 40' nos quedamos dormidos y tenemos que dejarlo para el día siguiente. Nos hemos hecho viejos.
SSM trata de un hombre normal que decide hacer la prueba de que la comida de Mc Donald's es mala para la salud y que no se puede consumir frecuentemente sin poner en riesgo serio su salud. Para ello, va a estar un mes entero desayunando, comiendo y cenando en McDonald's. Tiene que consumir sólo cosas de allí, y si le ofrecen el tamaño gigante (super size) debe cogerlo. Para el experimento se somete a la observación de médicos y expertos en nutrición para que realicen un seguimiento exhaustivo de los cambios ocurridos en su cuerpo.
Al comenzar, Morgan Spurlock era una persona perfectamente sana y con unas dimensiones equilibradas, pero a medida que transcurren los días comienza a adquirir grasa, su corazón y su hígado se resienten y sus indicadores en sangre indican un serio peligro para su salud. Hacia el final incluso comienza a sufrir cierto grado de depresión que se soluciona al comer (adicción), y su vida sexual desaparece. Al terminar había ganado 11 kilos, de los que no se desprendió hasta 14 meses después, siguiendo una estricta dieta controlada. Toda esta historia va aliñada con datos sobre la obesidad en USA, entrevistas con expertos, gente normal y representantes de la industria alimentaria.
La película se ve con muchísimo agrado, el protagonista, guionista, director y casi todo en la peli es un tipo agradable, un hombre normal y simpático. El documental tuvo un éxito brutal en todo el mundo, y eso que es de súper bajo presupuesto.
Lo que vimos nos sorprendió, aunque no tanto por el efecto en el protagonista, que era previsible (además yo ya había hojeado el libro), sino sobre todo por las imágenes y los datos que se refieren a la sociedad norteamericana. Es horrible ver el gran porcentaje de población obesa, que se sepa por qué y que el poder de los lobbies de la industria alimentaria evite toda acción en contra. Yo ya había leído el libro Fast Food Nation, acerca del poder de estas industrias y de los métodos de penetración en el mercado, y sobre todo sobre sus métodos de elaboración de productos para conseguir un mayor consumo, independientemente de las verdaderas necesidades de los consumidores.
Estos sitios se basan, para elaborar productos existosos, en una característica del cuerpo humano por la que los sabores más agradables son los dulces. Por otro lado, las grasas tienen una permanencia mayor en nuestras papilas gustativas que otros nutrientes, por lo que resultan también más atractivas al que las come. Estas reacciones a la comida de nuestro cuerpo es posible que fueran útiles en un ámbito de escasez, y son rasgos muy positivos que nos han permitido sobrevivir durante estos últimos milenios. Lo malo es que últimamente la comida abunda en occidente, y estos rasgos que incitaban a nuestro cuerpo a hacerse preferentemente con los alimentos más energéticos (glucosas) y generadores de reservas (grasas) son ahora disfuncionales. No obstante, eso al capitalismo de la grasa saturada le da lo mismo. Quieren tu dinero, y cuánto más a menudo se lo entregues, mejor.
Las cantidades de los menús que se consumen en USA son brutales. Sirven una especie de bidones de refrescos carbónicos azucarados, de dos litros, que producen vómitos sólo de verlos. Un tipo que aparece dice que él se bebía cuatro de esos al día. Lo dice desde la cama del hospital al que ha ido para coserse el estómago. Son tan asquerosamente indolentes, tan repugnantemente faltos de voluntad que, en lugar de hacer el esfuerzo por cambiar sus hábitos, encuentran mejor someterse a cirugía para grapar su estómago por la mitad, para que no quepa tanta comida. Es asqueroso. Sobre todo si pensamos en la mayor parte de la humanidad, que carece de lo esencial.
Y lo peor es que a mí me encanta ir a esos sitios (bueno, un poco menos desde que en una hamburguesa me vino un pelo como de 20 cm., de esos que no te das cuenta de que están hasta que tiras de él y notas que el otro extremo viene desde tu garganta; me dieron ganas de vomitar toda esa comida asquerosa, y pensé: si tiene un pelo sabe dios a qué más pudo haber dado cobijo, en su safari del colibacilo). También llevo con relativa frecuencia a mis hijos a esos sitios (hasta tres veces en un mes), y encima ellos se lo toman como un acontecimiento (quizá deba ponerles la peli). Por otro lado, he observado que podría tomar cantidades inmensas de esa comida, si me dejara llevar. Algunas veces me compro un menú (tamaño normal) y una hamburguesa de oferta a mayores, y cuando acabo volvería a empezar. Nunca salí de uno de esos sitios (me niego a llamar a eso restaurante) verdaderamente saciado.
Oh, dios, esto es como el tabaco. No sé si debo abandonarlo por completo y para siempre, o si será mejor pensárselo tranquilamente, fumando un pitillito.


publicado desde móvil (sin enlaces; el aclamado dispositivo blackberry no los permite)

martes, 9 de diciembre de 2008

¿y no sería mejor lapidarla un poquito?

No sé si sabéis todos lo que ha pasado en un pequeñísimo pueblo del sur de España llamado Pozo Alcón, de 5.200 habitantes. Una señora le preguntó a su hijo de 10 años si había hecho los deberes, el niño dijo, mintiendo, que sí, y cuando su madre se enteró le riñó. El niño reaccionó lanzándole una zapatilla a su madre y huyendo hasta encerrarse en un cuarto de baño. La madre consiguió abrir la puerta del baño, entró, pilló al niño por el cuello y le aplicó un bofetón que lanzó su cara contra el lavabo. El niño se golpeó la nariz y sangró, y además le quedó un moratón en el cuello.
Al día siguiente, el profesor del niño vio el estado de su discípulo, denunció lo ocurrido y como consecuencia de ello ahora -dos años después de lo ocurrido- han condenado a la madre a 45 días de prisión y a un año y 45 días de alejamiento de su hijo (500 m. de distancia al menos).
Muchos vecinos, y entre ellos un guardia civil, coinciden en que el chico es de carácter difícil, y así lo refleja la magnánima jueza. Por otro lado, parece que la opinión generalizada de este país de neandertales es que la condena fue excesiva. ¿Excesiva? ¿Excesiva una condena a una persona que ha cercenado con su actitud violenta los inicios de una joven promesa de la libertad? ¿Qué hubiera sido del mundo si esta señora hubiese sido la madre de Marx, de William Wallace, de Chuck Norris? No, señores. Propongo que esta señora sea enterrada hasta la cintura y que todos los habitantes del pueblo, uno por uno, le vayan lanzando una piedra; los adultos, una piedra de 50 gr. aproximadamente desde 20 metros, y los niños la mitad y desde 10 metros.
Y como castigo nada de alejarla. Todo lo contrario: obligarla a estar a menos de 10 metros del niño durante ese año y 45 días. Y que se le proporcionen al niño ya no zapatillas, sino botas de buzo. Eso sí que es un castigo jodido de verdad.

elegantes

Por desobediencia al emperador Carlos V, la rebelde ciudad
de Gante fue condenada por él a una humillación pública.
El 3 de mayo de 1540, un cortejo de ganteses descalzos,
sólo con una camisa y una soga alrededor del cuello, salió desde
el Ayuntamiento hasta la Corte de los Príncipes, allí tuvieron
que postrarse ante el Emperador y pedir clemencia en voz alta.
Desde entonces, se les apoda ‘los que llevan la soga al cuello’
o ‘Stropkes’ (en neerlandés), un mote del que se sienten muy
orgullosos. La soga negra y blanca es además, el símbolo
de la ciudad.

Folleto turístico editado por el ayuntamiento de Gantes

Entre los cortesanos de Carlos V, la visión durante tanto tiempo de los ciudadanos de Gantes doblando la cerviz ante su emperador, pidiendo clemencia, ataviados con una impoluta camisa blanca, dio en hacer chanza consistente en hablar de ellos como ele-ganteses. Al inclinarse sus cuerpos formando una ele, parecía de gran regocijo burlarse de la humillación de aquellos obstinados legendarios, aplicándoles el nombre de la letra a su gentilicio. Con el tiempo, el nombre se contrajo de "eleganteses" a "elegantes", y quedó para los que celebraban esta humillación pública cada año, vistiendo camisa blanca y una soga al cuello. De aquí a denominar elegantes a todos los que fueran ataviados con camisa y corbata (que también remite a la soga de los que van a ser ahorcados, y cuyo significado en tiempo de crisis se entiende perfectamente) hay un sólo paso, y fácil de dar.

lunes, 8 de diciembre de 2008

córtame las venas

Por favor Dios, si es que existes córtame las venas
Reviéntame por dentro porque yo no tengo huevos
Haz que esto termine sin que me duela
Porque yo no tengo huevos

publicado desde móvil (sin enlaces; el aclamado dispositivo blackberry no los permite)

soy un mentiroso

Me ha dado ahora por hacer etimologías. Mi mujer me ha regalado un conocido diccionario de etimología, el de Joan Coromines, y estoy dispuesto a inventarme alternativas. Quiero advertir de esto porque es una costumbre que tengo desde siempre, la de inventarme explicaciones para las cosas en el límite de lo posible. Estas invenciones intentan ser plausibles desde un punto de vista creativo.
Lo hago con frecuencia, y al principio de nuestra relación a mi mujer le colaban con frecuencia. Ahora ya no, porque me conoce y porque es muy inteligente. Lo curioso es que a mis hijos también les hago estas cosas, y que ya no se creen nada de lo que les digo. Esto es así hasta el punto de que cuando les explico la historia de algo -cosa, personaje, expresión o lo que sea- tengo que postrarme en tierra y emitir solemne juramento para que me crean. Cuando viene un amigo suyo a casa tienen que estar continuamente diciéndole "no le hagas caso, que mi padre siempre está inventándose cosas". Supongo que esta manía de inventar es fruto de mi ignorancia -consecuencia de mi carencia absoluta de memoria. Mi curiosidad ha de rellenar los huecos abismales entre uno y otro concepto con material inventado, ya que no recuerdo el original.
Ya sé que esta advertencia tendría que haberla hecho desde que comencé a hacer este blog, porque en las expresiones mutantes lo que vine haciendo es esto mismo. No importa mucho porque casi nadie me lee, y me da la impresión de que este tipo de cosas tienen muy poco éxito. La verdad es que por lo que cobro no podéis exigirme encima que sea bueno; ni siquiera divertido.
¡Jódase, señor!

domingo, 7 de diciembre de 2008

fabricando un neologismo

Un amigo, reacio a las redes sociales, a la mensajería instantánea y otras tendencias recientes, me dice que además del correo podemos comunicarnos también por teléfono, aunque resulte demasiado... ¿decimonónico?; decimonónico no, porque es mucho más del siglo XX, pero no existe equivalente a decimonónico para decir de algo que es anticuado por ser típico del siglo XX.
A bote pronto, y sin pensármelo mucho, le dije que la palabra me parecía vigesimonónico. De diecinueve, decimonono, y de ahí decimonónico; así que de veinte vigésimo y de vigésimo vigesimonónico.
Sin embargo, quise pasar el nihil obstat de mi mujer, que no es una burra como yo, sino que además de una gran persona es una inteligente filóloga y gran lectora en español e inglés. Su crítica comenzó por contradecirme en un paso: no puede ser vigesimonónico porque la parte -onón- viene del nono (nueve) del diecinueve de antes. Así pues, siguiendo la construcción literal de decimonónico para el siglo decimonono deberíamos decir vigesímico para el siglo vigésimo.
Sin embargo, continúa mi sapientísima esposa, el término alcoholic inglés ha dado posteriormente otros -oholics como workaholic o chocoholic, cuyas construcciones contienen la hache intercalada del alcohol sin que tenga más explicación que la referencia semántica a la palabra de origen. Por lo tanto, y siguiendo este camino, yo tendría razón al escoger vigesimonónico para, con la evocación sonora a la palabra de uso común "decimonónico", indicar igualmente algo que el tiempo ha hecho obsoleto.
Así pues, decid todos conmigo que el teléfono fijo es un invento vigesimonónico, y por favor, si se os ocurren otras cosas vigesimonónicas podéis y debéis proclamarlas en los comentarios.

sábado, 6 de diciembre de 2008

soy un imbécil


¿Qué hago escribiendo? ¿Qué tengo yo que decir que sea de interés?
Soy el típico idiota que se entera de muy poco, lo justo en líneas generales, y luego se permite el lujo de pontificar. Soy una especie de periodista o tertuliano de radio, que se atreve con todo y lo mismo le da hablar de la situación en Oriente Medio que de física cuántica.
Lo único en lo que me sigo considerando bueno es en expresar lo que siento. No sé si es porque sé escribir (técnicamente), porque soy especialmente sensible, o -por el contrario- porque mi capacidad de autoengaño es superior a mi capacidad de introspección.
En cualquier caso soy un imbécil.

viernes, 5 de diciembre de 2008

"Los negros nunca derrotarán al hombre blanco mientras no sepan construir su propia bicicleta"

Se supone que esta frase es del abuelo de Obama. La acabo de escuchar en La Ventana, el programa de radio que escucho, de la cadena SER, y no encuentro confirmación en google.
No sé si es la frase de un sabio o de un idiota.

martes, 2 de diciembre de 2008

manipulaciones sobre el p2p


Copio de Inquirer un artículo de El País que ellos copian a su vez. Trata de rebatir los argumentos del ministerio de cultura acerca de las descargas gratuitas de internet (a través de lo que se denomina redes peer to peer -persona a persona, también conocidas como p2p)

1.- Lo que está en Internet es gratis

Ministerio de Cultura: ¡Falso! La música, el cine, las imágenes, los textos, los videojuegos que están en Internet han sido creados por personas. Es a ellas a las que corresponde disponer si su utilización es libre y gratuita o, por el contrario, poner un precio a su uso.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Lo que está en Internet puede ser gratis, de pago o incluso de ambas categorías, gratis por un tiempo con opción a compra (share). En el caso de los vídeos y la música, los creadores pueden exigir un precio a los que comercializan esos contenidos o se lucran con ellos (iTunes, Google, Yahoo, etcétera)

Yo: Ambos dicen lo mismo: que hay cosas gratis y cosas de pago (cuando dos quieren discutir...) Sin embargo, en este caso el ministerio está más acertado al negar la gratuidad sistemática de lo que hay en la red

2.-Bajarse música o películas de Internet es legal

Cultura: ¡Falso! Cuando los dueños de contenidos autorizan la descarga gratuita, sí es legal. Si la descarga no está autorizada por los titulares de los derechos, tiene lugar una infracción de la propiedad intelectual.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Las descargas de música son legales o, más precisamente, no son ilegales. Lo dice una sentencia de 2006 del juzgado de lo Penal número 3 de Santander que absolvió a un internauta, para quien se pedían dos años de cárcel por descargar y compartir música en Internet, por considerar que esa práctica no es delito, si no existe ánimo de lucro, y está amparada por el derecho de copia privada.

Yo: Aquí el ministerio no afirma que sean ilegales, y por lo tanto dice la verdad; no son legales ni son ilegales. Sin embargo, es una discusión de parvulario, porque los jueces ya han sentado suficiente jurisprudencia al respecto. Por otro lado, en el fondo ambas fuentes están de acuerdo, aunque no quieran reconocerlo.

3.- Si no aparece el símbolo © en un contenido en Internet lo puedo utilizar

Cultura: ¡Falso! La ausencia del símbolo no indica que el contenido es de utilización libre. Para que así sea el titular lo ha tenido que hacer constar expresamente.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Siempre que no tenga ánimo de lucro, el usuario particular no tiene medios a su alcance para comprobar si un contenido está o no protegido por copyright. Corresponde a las empresas de la Red poner los medios tecnológicos para garantizar este derecho. Por ejemplo, YouTube ha creado su sistema Video ID que permite a los titulares de los derechos identificar sus contenidos y decidir que hacer con ellos: bloquearlos, autorizarlos o comercializarlos.

Yo: El Ministerio miente.

4.- Es legal copiar o utilizar un contenido de Internet siempre que se cite al autor

Cultura: ¡Falso! Debemos mencionar la fuente y el autor cuando utilizamos una cita en un trabajo de investigación o en un artículo. En estos casos, el fragmento ha de ser corto y proporcionado al fin de la incorporación. Y si no estamos citando, sino utilizando una obra sin autorización, debemos obtener una autorización del titular.

Antidecálogo: Verdadero. El propio enunciado de Cultura se contradice. Una cosa es usar un contenido y otra plagiar. El plagio es perseguible dentro y fuera de Internet. La cita, no. Respecto a la copia, en España se paga un canon por todo aparato o servicio que es susceptible de copiar o grabar (DVD, mp3, móviles, fotocopiadora, memorias flash y usb, etcétera) contenidos protegidos. El importe de ese canon digital (118 millones de euros este año) se reparte entre los autores y creadores.

Yo: El Mentirero miste. El plagio es utilizar algo copiado como si fuese tuyo, con lo que se entiende que no citas las fuentes. Sin embargo, el Ministerio no dice aquí nada sobre copias para uso personal, lo que no obsta para que el que rebate se tire a la piscina peligrosamente con un tema que no viene al caso.

5.- Cuando intercambio música y contenidos a través de programas peer to peer (P2P), no necesito autorización

Cultura: ¡Falso! La utilización de estos programas supone la explotación de derechos de propiedad intelectual que no han sido autorizados, por lo que constituye una infracción de los derechos de propiedad intelectual.

Antidecálogo:¡Verdadero!. En España, no hay ningún fallo judicial que diga que el p2p necesita autorización. Al contrario, una sentencia firme de la Audiencia Provincial de Madrid del pasado mes de septiembre absolvió a los promotores de Sharemula, una página web de enlaces, señalando que enlazar a las redes de p2p “no supone vulneración de los derechos de propiedad intelectual”.

Yo: ¡Qué barbaridad! Lo que dice el ministerio es mentira, y muy extraña, además. Ya me gustaría que el Ministerio dijese dónde se obtienen los permisos para usar redes p2p. Es una tontería. Sin embargo, la argumentación del que responde tampoco viene a cuento, porque no tiene nada que ver lo que se afirma arriba con la cuestión de los enlaces.

6.- Los intercambios de archivos a través de las redes P2P son legales

Cultura: ¡Falso! Si estos intercambios tienen lugar sin la autorización de los titulares de los derechos de propiedad intelectual, son actos ilegales.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Además de lo dicho en el punto cinco, la doctrina de la Fiscalía General del Estado (circular de mayo de 2006) señala que el intercambio de archivos través del sistema p2p no es incriminable penalmente. Es cierto que la Fiscalía señala que pueden constituir un ilícito civil, pero tampoco ha habido un fallo judicial en vía civil contra internautas que hayan usado el p2p sin ánimo de lucro.

Yo: El Ministerio miente en cuanto a la ilegalidad, pero tampoco se puede afirmar taxativamente que sean legales. No son un delito pero tampoco son legales. Insisto en lo que dije en el punto 5; es una discusión infantil.

7.- Las redes P2P son seguras

Cultura: ¡Falso! La seguridad es un grave problema ya que damos entrada a nuestro ordenador a todos aquellos que estén conectados a ella. Cualquiera puede circular libremente y acceder a nuestros datos: IP, tipo de descargas que estamos haciendo, número de teléfono y otra información de seguridad que figure en el ordenador.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Las redes p2p son tan seguras como lo quiera el usuario, que puede decidir libremente los contenidos que comparte de su ordenador y filtrar mediante antivirus los contenidos que se descarga. Es curioso que Cultura denuncie esta falta de seguridad cuando quiere implantar un modelo de control de las descargas como el francés por el que una autoridad extrajudicial tendría acceso a todos esos datos de nuestro ordenador.

Yo: Aquí el Ministerio apela, como último recurso, al qué viene el hombre del saco. Se les olvidó decir que el eMule puede romperte la virginidad, aunque sólo si usas pantalones con más de un 25% de viscosa.

8. La industria cultural y los artistas ya ganan suficiente así que no perjudico a nadie si no pago

Cultura: ¡Falso! Los autores, los artistas y las industrias de contenidos de propiedad intelectual tienen el derecho legítimo a ganar dinero, triunfar y tener una carrera exitosa, como ocurre en cualquier sector profesional. No se justifica que a este sector se le discrimine y se cuestione su derecho a ser retribuido.

Antidecálogo: ¡Verdadero! La industria cultural como todas debe adaptarse a los nuevos tiempos y a los cambios tecnológicos. Con los mismos argumentos, los linotipistas estarían autorizados a pedir la prohibición de la informática. En contra de lo que dice Cultura, es la propia industria audiovisual la que exige una discriminación positiva (subvenciones, prohibición del P2P, canon digital, etcétera) de la que no goza ningún otro sector productivo.

Yo: El Ministerio tiene toda la razón. El argumento del respondedor equivale a decir que, dado que no hay manera de evitar que robemos, no tenéis derecho a defenderos. Tienen derecho, aunque probablemente no consigan evitarlo, así que sería más sensato para la industria audiovisual buscar una salida intermedia.

9.- Las descargas ilegales promocionan a los artistas y a los autores, que ven difundidos sus trabajos y se dan a conocer sin necesidad de la industria

Cultura: ¡Falso! Detrás de los autores y los artistas hay una industria que les da trabajo, los da a conocer e invierte en ellos.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Ningún artista famosos se ha arruinado por las descargas ni siquiera los que como Prince han tratado de perseguirlas (pidió una indemnización a una madre que le puso una canción suya a su bebé). En cuanto a los modestos, Internet ha dado la posibilidad a cientos de grupos, entre ellos algunos tan famosos como Arctic Monkeys, de acceder al público, sin tener que pasar por el filtro de las discográficas que decidían hasta ahora quién publicaba y quién no.

Yo: Aquí ambos discrepan pero ninguno tiene razón del todo. No se puede decir que todos los artistas se vean beneficiados ni perjudicados por las descargas "paralegales" (no quiero decir ni legales ni ilegales, no vaya a ser). Ambos, Ministerio y anónimo rebatiente son igual de cerriles, en este caso (y creo que en general).

10.- El acceso a los productos culturales tiene que ser gratis y eso es lo que consiguen las redes P2P

Cultura: ¡Falso! Las infracciones de derechos de propiedad intelectual realizadas a través de Internet (descargas ilegales) no pueden confundirse con el derecho de acceso a la cultura, una forma de libertad de expresión o de desobediencia civil legítima, ni tampoco como algo inevitable e intrínseco a la Red.

Antidecálogo:¡Verdadero! Las redes P2P democratizan el acceso a los contenidos culturales permitiendo disfrutar de obras que no se comercializan por falta de rentabilidad o porque están descatalogadas. La industria debe encontrar nuevas formas de rentabilizar sus activos. iTunes, Amazon y otras plataformas de pago ya han demostrado que se puede hacer.

Yo: Qué pena que el contestatario no traiga aquí uno de los argumentos más desternillantes de los libertarios de la red, que es ese de que las redes p2p hacen realidad la garantía constitucional del derecho al acceso a la cultura (la misma razón legalizaría la okupación de viviendas, la libre elección de empleo y el atraco de bancos; mira tú por dónde tenemos a la acomodada juventud posmoderna alineada con Buenaventura Durruti). Sin embargo, se modera en exceso y pretende hacernos creer que las redes p2p para lo único que se utilizan es para poner en circulación material que no se puede obtener pagando. ¡Y un huevo! Si fuera así, no sé de qué estaríamos hablando desde el punto 1.

Me parece a mí que el Ministerio manipula (e incluso miente), pero el del antidecálogo tampoco se queda corto. Aquí todos tuercen las razones para ganar al otro. Moralmente no hay derecho a que los que crean un material no cobren por él, y eso es lo más importante. Que la tecnología nos lo haya puesto muy fácil para copiar no quiere decir que tengamos razón al hacerlo.
Sin embargo, si fueran mínimamente realistas, los de la industria del ocio buscarían medios para sacar menos dinero pero vender más, con lo cual terminarían ganando lo mismo y divulgando muchísimo más.

Total, que esta discusión tan cansina y gilipollesca entre un Ministerio asquerosamente manipulador y una opinión pública internetera que quiere justificar lo injustificable sigue presente en la red. Y mientras tanto, yo viéndome las series de moda sin pagar un chavo. Y alguna peli también.

otro grupo sobrevalorado


El cantante tiene una voz tan agradable como el chirrido de una tiza sobre una pizarra. El batería parece que toca sobre botes cogidos de la cocina. Las canciones son machaconas y repetitivas. El conjunto suena como si le faltasen músicos, con huecos en silencio donde tendría que haber música...
Además, se hicieron ricos destrozando con su ademán WASP un estilo de música originario de negros, y despreciándolos, además (no tengo enlace, pero cuando era joven leí una entrevista a Sting en una revista en la que decía que los negros habían inventado el reggae pero que ellos lo habían perfeccionado; ¿o eran UB-40, los de la entrevista? Bah; olvidadlo).
Lo increíble es que The Police hayan tenido tantísimo éxito y que incluso les guste a algunas personas con criterio (aunque, por lo que veo, no para la música).

lunes, 1 de diciembre de 2008

invierno


Aunque no sea oficialmente invierno hasta el día 21 de diciembre (en el hemisferio norte), yo ya lo doy por empezado.
Como aquí nieva poco, me encanta la nieve.
Un día fui a un lugar alejado de la civilización llamado A Moruxosa (concello de Toques), que casi todos los inviernos recibe nevadas que lo dejan aún más incomunicado. Estaba bastante nevado, pero todavía se circulaba bien por la estrechísima carretera. No recuerdo el motivo exacto por el que estaba allí, pero por lo que fuera tuve que preguntar algo a un señor que pasaba y, para no resultar seco, primero le comenté lo mucho que me gustaba el paisaje nevado. Él me miró como para discernir si estaba loco o borracho, y me respondió: a usted le gustará, pero a nosotros no nos gusta nada.
Me sentí gilipollas como el turista rico que se mama a mojitos mientras el país se muere de hambre.