viernes, 26 de septiembre de 2008

elecciones en Estados Unidos; McCain se echa atrás


No estoy hablando mucho sobre las elecciones estadounidenses para presidente del mundo, pero no porque no me interese el tema. Me interesa muchísimo y lo sigo constantemente, pero -como ya dije en otra ocasión- no he querido influir en los resultados de la elección con mis comentarios.
Como ahora ya he dejado pasar un montón de acontecimientos, no voy a volver atrás y voy a dar por sabidas algunas cosas. A grosso modo, diré que la situación parece ser favorable a Obama de nuevo en estos últimos días. La estrella de Palin parece palidecer, ahora que la tienen oculta y no permiten que se le acerque un periodista a menos de 50 m. (es curioso, lo mío con Sarah Palin; me apetece casi más hablar de ella que de McCain). Añadiré, respecto a la estrella de SP, que incluso la palidez me sorprende porque siempre creí que -lejos de brillar- debería haber permanecido más oscura que el sobaco de Martin Luther King.
Pues en esta tesitura, el artista de McCain (o sus consejeros, supongo, porque él me parece el típico señor bruto y cerril; una burra parda, vaya) va y dice que con la crisis que hay él detiene la campaña y propone una especie de pacto de estado para salvar el país. Claro, el papel de Obama ante esta propuesta es muy delicado: si acepta, la burra sale ganando en que no tiene que enfrentarse con Barak en el debate de hoy de Mississippi, para el que no veo al viejo muy preparado (aunque en teoría es el que más experiencia tiene en política exterior, que es el tema del debate), y además esta opción le daría la iniciativa a McCain, y Obama quedaría subordinado, en cierto modo. Pero si no acepta entonces es peor: si Obama no quiere pactar con McCain para salvar al país es que es un egoísta capaz de vender el destino de Estado Unidos por sus intereses personales; quedaría como un ambicioso antipatriota. Tal y como lo veía yo ayer no parecía que tuviese mucha salida; la jugada era siempre favorable a McCain.
Sin embargo, la campaña de Obama apostó por el total. Dijeron que sí, que Obama acudiría a la reunión con el presidente Bush y el candidato republicano, pero que también acudiría al debate de Mississippi. Y coló. Obama no quiso abandonar la campaña electoral y por lo que parece se admite como excesiva la propuesta de McCain; tanto, que éste se desdijo y aceptó asistir al debate que tendrá lugar esta misma noche.
Sigo sin entender cómo un candidato de mierda como McCain se mantiene en las encuestas. Ya sé que Obama le acaba de tomar bastante delantera, pero es que lo que yo no entiendo es que la diferencia no sea abismal, que el republicano no se haya hundido hasta el cero absoluto. Es un señor burro, irascible, arrebatado y errático. Y tiene una candidata a la vicepresidencia ignorante, inexperta y con unas creencias que no indican demasiada inteligencia. Y esa pareja de peligrosos ineptos aspiran a gobernar el país más poderoso del mundo. Es para acojonarse.
Cuando McCain anunció su candidatura, Sarah Palin comenzó muy fuerte. La gente se vio identificada en esa señora ama de casa, con problemas familiares pero fuerte y dispuesta a seguir comprando en el 3x2 de Carreful para ahorrar para su familia (aunque le pille lejos; por la familia, lo que sea). Se presentaba como una "hokey mom", que es la típica mamá que anda por ahí llevando y trayendo a los niños a actividades deportivas o de macramé. Loable, sin duda. Pero inadecuado para quien puede acabar siendo la persona más poderosa del mundo. Porque más allá del precio de las naranjas o cómo quitar una mancha de boli no hay nada. No hay experiencia política en Washington, no hay conocimientos de política internacional, no ha viajado (es conocido lo de que su primer pasaporte se lo sacó en 2007), no ha leído, no sabe. De su arranque imparable, ayudado por las críticas de la campaña de Obama, que se consideraron injustas y crueles (no lo eran, pero como iban contra una pobre "hockey mom" a la gente le salió la vena caballerosa), ya no queda mucho. Los asesores de campaña republicanos intentan mantener lo más posible aquella magia de los primeros días no permitiendo que nadie la entreviste. Hace un par de días la pusieron a reunirse en serie con todos los presidentes que pudieron encontrar en Nueva York, en la asamblea de la ONU; y fueron muchos. Pero sólo permitieron entrar a cámaras, nunca a reporteros de los que hacen preguntas. Sarah Palin fue una guapa mudita todos estos días. Habló con estos señores pero nadie sabe de qué. Bueno, sí que se sabe de qué habló con el presidente del Pakistán, el viudo de Benazir Bhutto, porque una cámara de televisión lo grabó. El señor Zardari le dijo que era muy guapa, y que al verla entendía por qué América estaba loca con ella; luego, cuando iban a posar al final y Palin le propuso saludarlo otra vez para las fotos, el presidente de Pakistán le dijo que si seguían insistienso, debería darle un abrazo. Vaya, que se ve al viudo de Bhutto todavía muy afectado por la pérdida de su esposa.
Y a Palin en su papel natural: de florero.

1 comentario:

sarah rules dijo...

estuve en miami en un par de suspiros. palin domina todo. todo. es normal: es la gran aparicion de la politica estadounidense de los ultimos 50 años (la anterior fue Marilyn, y porque Monica no la supera). voto por que vuelva al candelabro. o al florero.